Interpretación de los exámenes de laboratorio clínico

 

 

Las enzimas y su importancia

Nociones generales acerca de las enzimas

Las enzimas se definieron como catalizadores proteicos y termolábiles producidos por organismos vivos. Actúan en concentraciones pequeñísimas modificando la velocidad de reacción entre distintas sustancias. En realidad, constituyen un tipo muy particular de catalizadores, en razón de su especificidad es decir, que actúan sobre un número reducido de sustratos o a veces sobre una sola sustancia.

 

El efecto catalítico de una encima parece ejercerse por la presencia de ciertos grupos funcionales que se encuentran en una región limitada entre las cadenas peptídicas, denominadas centros activos. En las enzimas  que requieren coenzimas éstas se unen a ese centro activo.

Clasificación de las enzimas

En 1961, la Comisión de Enzimas de la Unión Internacional de Bioquímica propuso la siguiente clasificación, basada en la reacción total catalizada por la enzima:

  1. Oxidorreductasas: Actúan en reacciones de oxidorreducción (Ej.: deshidrogenasas, oxidasas).

  2. Transferasas: Catalizan la transferencia de un grupo químico de una sustancia a otra. Ej: aminotransferasas  o transaminasas.

  3. Hidrolasas: Producen hidrólisis (fosfatasas, peptidasas).

  4. Liasas: Actúan al añadir grupos a ligaduras dobles o quitar grupos del sustrato y provocar la aparición de dobles ligaduras (fumarato‑hidrasas).

  5. Isomerasas: Su acción catalizadora provoca la transformación de un sustrato en un isómero. Son mutasas cuando producen una transferencia intramolecular (fosfoglucomutasa) y racemasas o epimerasas cuando provocan la inversión de grupos asimétricos.

  6. Ligasas o sintetasas: Estas enzimas catalizan la unión de dos moléculas.

Fisiopatología enzimática

Se definió el plasma sanguíneo como un receptáculo pasivo que recibe las enzimas procedentes de los tejidos y de los elementos formes de la sangre.

Con respecto a su clasificación fisiológica, Buecher había sugerido una agrupación en:

a) Enzimas plasmaspecíficas

b) Enzimas no plasmaespecíficas

Las enzimas plasmaespecíficas son componentes funcionales de la sangre. Están por lo común allí y en un nivel de actividad superior al de los tejidos, siendo mantenido su nivel constante por secreción activa de uno o más órganos. Ejemplo: las enzimas intervinientes en el mecanismo de la coagulación sanguínea.

Las enzimas no plasmaespecíficas no desempeñan función biológica en el plasma; no son, por tanto, constituyentes funcionales plasmáticos y sólo se aprecia una muy pequeña actividad en condiciones normales.

 

Publicidad

 

Según el criterio de Schmidt las enzimas pueden clasificarse en:

  • Enzimas de secreción, que ejercen su actividad fuera de las células que las originaron y dentro de las cuales se ubican aquellas que actúan en el plasma (mecanismo de la coagulación) y las que obran sobre el tracto digestivo (enzimas o fermentos digestivos).

  • Enzimas celulares, que son las que se ubican en los distintos componentes celulares y cuya salida se produce cuando una causa determinada altera la estructura de la célula. El incremento de la actividad enzimática sérica indica que en determinados tejidos orgánicos se produjo una alteración que, al afectar la estructura celular, provocó el paso a la circulación de dichas enzimas. Tal es el caso de la elevación de la alanino transaminasa (ALT) y aspartato transaminasa (AST) con las hepatitis o de la elevación de la troponina al producirse un infarto miocárdico.

A veces la alteración consiste en un simple cambio a nivel de la membrana celular, que posibilita la salida de aquellas enzimas presentes en el líquido citoplasmático. Otras veces, determinadas estructuras intracelulares, como las mitocondrias por ejemplo, resultan dañadas y permiten la salida de enzimas que tienen esa localización.

Cuanto mayor sea el área lesionada y más intensa la agresión, más debe esperarse el incremento de la actividad enzimática en el suero.

Aun cuando desde el punto de vista biológico son muchas las enzimas importantes, el interés clínico se centra en el estudio de aquellas cuyas variaciones que son características, es decir, indicadoras de enfermedad o por lo menos, de determinadas alteraciones funcionales. Las mismas acontecen en el transcurso de diversas noxas, por lo cual las enzimas adquieren valor diagnóstico y a veces pronóstico. Así es el caso de las "enzimas de colestasis", reveladoras de la alteración biliar que caracteriza a diversos síndromes hepatobiliares.

El daño del tejido miocárdico provoca la elevación de la actividad sérica de un conjunto de enzimas: transaminasa glutamicooxalaética o aspartato transaminasa (AST), lacticodehidrogenasa (LDH) y creatinfosfoquinasa (CK‑MB), que estudiadas permiten seguir la evolución de dicha cardiopatía.

La ausencia de actividad trípsica en la secreción pancreática es un signo de la fibrosis quistica.

La actividad proteolítica desencadenada en el tejido pancreático provoca la liberación de un conjunto de enzimas encerradas en los llamado "gránulos de cimógeno" lo que produce la invasión sistémica de ciertas entidades diastásicas como la amilasa y la lipasa entre otras.

 

Referencias:

  • Lovine-Selva: El laboratorio en la práctica clínica. Tercera Edición. 1985

 

Dr. Rigoberto J. Marcano Pasquier

Medicina Interna
 
Ambulatorio Medis.

Av. José María Vargas. Centro Comercial Santa Fe.

Nivel C3. Consultorio 2.
Caracas. Venezuela.
: @rigotordoc
 

Última actualización: marzo 04, 2014

Inicio  Servicios  Temas de salud  Preguntas frecuentes  Directorio  Enlaces  Contáctenos

Primeros Auxilios   Significado de los exámenes de laboratorio clínico

Búsqueda avanzada

Formatos para control de parámetros clínicos

Términos legales y condiciones para el uso de los recursos en línea

 


Publicidad

© Derechos reservados.

medicinapreventiva.com.ve