www.medicinapreventiva.com.ve  

¡Si tienes más de 75 latidos por minuto en reposo tienes 4 veces más chance de morir súbitamente por infarto!

E

ntre personas aparentemente sanas, la muerte súbita es más probable que ocurra en presencia de perfiles anormales de frecuencia cardíaca durante el ejercicio y su recuperación. Es muy frecuente ver personas realizando ejercicios físicos en los gimnasios, particularmente en trotadoras, bicicletas y otros aparatos para el entrenamiento cardiovascular, incluso pacientes que padecen de hipertensión arterial o cardiopatía isquémica, sin tener el menor control de su frecuencia cardíaca.

 

Inicio

Servicios

Chequeo Preventivo

Preoperatoria Express!

Evaluación Preoperatoria

Preguntas frecuentes

Directorio

Enlaces

Contáctenos

Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario

En un estudio publicado por Jouven y colaboradores en la revista New England Journal of Medicine el 12 de mayo de 2005, se encontró que el riesgo de muerte súbita por infarto miocárdico se incremento en aquellos con una frecuencia cardíaca en reposo de más de 75 latidos por minuto, en los sujetos con un incremento en la frecuencia cardíaca durante el ejercicio menor a 89 latidos por minuto y en los sujetos con una disminución en la frecuencia cardíaca de menos de 25 latidos por minuto después de terminar el ejercicio.

Es muy frecuente ver personas realizando ejercicios físicos en los gimnasios, particularmente en trotadoras, bicicletas y otros aparatos para el entrenamiento cardiovascular, incluso pacientes que padecen de hipertensión arterial o cardiopatía isquémica, sin tener el menor control de su frecuencia cardíaca. Muchas veces estas personas creen que mientras más extenuante y mientras mayor cansancio y dificultad respiratoria les genere, mejor es el ejercicio. Peor aún, cuando son supervisados por entrenadores que sin tener conocimiento de las condiciones físicas de la persona/paciente, les imponen pautas de entrenamiento que no tomen en cuenta, ni siquiera la frecuencia cardíaca.

Los cambios en la frecuencia cardíaca durante el ejercicio y posterior a la recuperación del mismo, son mediados por el balance entre la actividad simpática y vagal.

En vista de que las alteraciones en el control neural de la función cardíaca contribuyen al riesgo de muerte súbita, Xavier Jouven y colaboradores, en el Servicio de Cardiología de la Facultad René Descartes, de la Universidad de Paris, Hospital Européen Georges Pompidou, probaron la hipótesis que entre personas aparentemente sanas, la muerte súbita es más probable que ocurra en presencia de perfiles anormales de frecuencia cardíaca durante el ejercicio y su recuperación.

Un total de 5.713 hombres trabajadores asintomáticos (entre las edades de 42 y 53 años), ninguno de los cuales tenía enfermedad cardiovascular clínicamente detectable, se sometieron a una prueba de esfuerzo estandarizada entre 1967 y 1972. Se examinaron los datos de las frecuencias cardíacas en reposo, el incremento en la frecuencia desde el reposo hasta el máximo nivel de ejercicio y la disminución en la frecuencia desde el máximo nivel de ejercicio hasta el nivel 1 minuto después de la terminación del ejercicio.

Resultados: Durante un seguimiento de 23 años, 81 sujetos murieron súbitamente. El riesgo de muerte súbita por infarto miocárdico se incremento casi 4 veces en aquellos con una frecuencia cardíaca en reposo de más de 75 latidos por minuto (Riesgo relativo: 3.92; IC: 1.91 a 8.00); 6 veces en los sujetos con un incremento en la frecuencia cardíaca durante el ejercicio menor a 89 latidos por minuto (Riesgo relativo: 6.18; IC: 2.37 a 16.11) y 2 veces en los sujetos con una disminución en la frecuencia cardíaca de menos de 25 latidos por minuto después de terminar el ejercicio (Riesgo relativo: 2.20; IC: 1.02 a 4.74).

Después de ajustar por potenciales variables confundidoras, esos tres factores se mantuvieron fuertemente asociados con un incremento del riesgo de muerte súbita, con un moderado aunque significativamente incrementado riesgo de muerte por cualquier causa, aunque no de muerte súbita por infarto miocárdico.

Como conclusión del estudio: El perfil de frecuencia cardíaca durante el ejercicio y la recuperación es un predictor de muerte súbita.

De tal manera que lo más recomendable es que No haga ejercicios a lo loco; hágase un chequeo antes de comenzar un programa de ejercicios, particularmente si es intensivo y lleve un control de su frecuencia cardíaca antes, durante y después de la realización de su entrenamiento. Lo más recomendable para ello es usar un reloj monitor cardíaco, el cual puede ser programado de acuerdo a las características del usuario y le indica de manera continua, no sólo la frecuencia cardíaca que usted tiene en todo momento durante su entrenamiento, sino si está por debajo o por encima del límite para su edad y sexo, permitiéndole que haga un entrenamiento cardiovascular más razonable.

 

Referencias:

  • Jouven, X. et al : Heart-Rate Profile during Exercise as a Predictor of Sudden Death. NEJM: 352 (19): 1951-58. May 12 2005

 

 

 

Dr. Rigoberto J. Marcano Pasquier

Medicina Interna
 
Ambulatorio Medis.

Av. José María Vargas. Centro Comercial Santa Fe.

Nivel C3. Consultorio 2.
Caracas. Venezuela.
: @rigotordoc
 

 

Publicidad

 

Publicidad

 

 

Comenta y comparte tus opiniones en tu Facebook: (Comentarios con lenguaje inapropiado serán eliminados)

 

Última actualización: abril 11, 2015

 

Inicio  Servicios  Preguntas frecuentes  Directorio  Enlaces  Contáctenos

Formatos para control de parámetros clínicos

Términos legales y condiciones para el uso de los recursos en línea


Publicidad

© Derechos reservados.

medicinapreventiva.com.ve